jueves, 12 de junio de 2014

PARTES DEL INFORME PSICOLOGICO FORENSE EN LOS CONTEXTOS LEGALES

 Alexa Liliana Rodríguez-Padilla y
       Eliana Catalina Delgado-González.
   
En el contexto de la Psicología Forense, el informe pericial es una de las herramientas principales en la actuación profesional del perito, por no decir que la más importante.  El informe psicológico forense no solo juega un papel preponderante, dada las implicaciones que tiene en el contexto jurídico, sino también resulta el elemento más sensible en la actuación pericial, el desconocimiento de protocolos para su elaboración, ha generado, no en pocas ocasiones, investigaciones de tipo ética en contra de psicólogos forenses en Colombia. De acuerdo con Sierra (2006) el informe psicológico forense se constituye en un resumen detallado del proceso que se llevó acabo para realizar una evaluación psicológica en el ámbito legal. El diagnóstico en el ámbito forense se condiciona, desde el punto de vista epistemológico, al menos por la existencia de un delito establecido en el Código Penal y por la idea de un sujeto imputable, con la que se compara al individuo presunto autor del delito. Estableciendo como demanda concreta a un perito la valoración de una imputabilidad (Bembibre e Higueras, 2006).
Según Celedon y Brunal, (2012), “etimológicamente, la pericia procede del latín peritia que significa experiencia, de peritus, que traduce experimentado y en sentido gramatical denota habilidad, práctica, y destreza.”. De acuerdo con el Código de Procedimiento Penal Ley 906 de 2004, en su artículo 405 establece que “la prueba pericial es procedente cuando sea necesario efectuar valoraciones que requieran conocimientos científicos, técnicos, artísticos o especializados”.
Los mismos autores establecen que el dictamen pericial psicológico es el proceso a través del cual el perito plasma un hecho psicológico y sus consecuencias; una enfermedad o hecho clínico relacionado con la salud mental de una persona en un contexto legal. De igual forma, lo proponen como el análisis que realiza  el experto de un hecho determinado, con detalles de sus características y llevando a determinadas conclusiones con un nivel de orientación, de probabilidad o de certeza.
Los informes psicológicos forenses deben ser solicitados en debida forma, practicarse e incorporarse al proceso en los términos y oportunidades que señala el Código de Procedimiento Penal (Urrea, Estrada y Lopera, 2012). El código establece que las partes podrán presentar informes forenses, si el juez determina que puede ser material probatorio, sin embargo, deben ser solicitados en audiencia preparatoria. Un aspecto importante a tener en cuenta en relación con los informes periciales el objeto de estudio son hechos y no cuestiones de derecho, ya que estas, sólo corresponden a los operadores jurídicos. Por lo anterior, es de aclarar que la función de un perito no es establecer responsabilidades, si no, ilustrar, asesorar, aportar conocimientos al juez o tribunal (Finol, 2006)
El informe pericial se constituye como una prueba indirecta y de carácter científico, el cual  tiene como objeto el análisis del comportamiento humano o la personalidad y los aspectos intelectuales o volitivos de la persona. Más que una prueba,  el informe representa un medio para la valoración, proporcionando más elementos para la formulación de juicios. (Simões, 2011)  Sin embargo, autores proponen que en algunas oportunidades, los operadores jurídicos no le dan el valor que tiene (Celedon y Brunal, 2012).  Aspecto que resulta de especial interés para un análisis cuidadoso, teniendo en cuenta que las decisiones jurídicas que  toman los jueces, en algunas ocasiones, sólo se sustentan en el testimonio de los testigo o las víctimas, elemento altamente falible en materia de credibilidad y veracidad,
El informe se constituye como prueba pericial psicológica y se  incluye dentro de las denominadas pruebas científicas, ya que aporta conocimientos provenientes de la ciencia psicológica al ejercicio de la función juzgadora. Por ello, el peritaje psicológico,  en el ámbito penal tiene como eje central la evaluación psicológica de la salud mental del acusado o la capacidad del sujeto en sus diversas competencias en relación a los actos cometidos, otra de las funciones que cumple dicha evaluación es dar una valoración en cuanto al grado de malestar emocional generado por el acontecimiento violento (Echeburúa, 2005). Por otro lado, se plantea, que el juez solicita un asesoramiento técnico por carecer de unos conocimientos especializados para elaborar una resolución judicial. (Manzanero y Muñoz, 2011)
En relación al peritaje psicológico, en materia penal, el eje central de la evaluación psicológica hace referencia esencialmente a la salud mental del acusado o la capacidad del sujeto en sus diversas competencias, y en relación a la comisión de los actos cometidos. (Aguilera, 2004). Por lo anterior, se han plantea diferentes modelos que le den una estructura al informe psicológico, con el objetivo de que la información que allí sea plasmada, sea de fácil entendimiento para la persona que no cuenta con el conocimiento científico psicológico. (Olmedo y Dorta, 2003). A continuación, se hace referencia a tres modelos, el primero de ellos es el propuesto por Simoes (2011), psicólogo-docente universitario de la Facultad de Psicología y de la Educación de la Universidad de Coimbra, portugal:
Tabla 1. Estructura del informe forense
Secciones
Composición
Elementos relacionados con el profesional que emite el informe
Aspectos formales de la experiencia y formación del psicólogo, incluyendo información como títulos obtenidos, cargos desempeñados, experiencia con diferentes poblaciones o grupos.
Información general
Nombre del sujeto, edad, lugar donde fue acusado, fuentes del informe, delito que cometió, circunstancias actuales, una breve historia de las transgresiones, número y fecha de las evaluaciones y posible derivación para otros profesionales.
Circunstancias del pedido
Se debe identificar el origen y la naturaleza de la solicitud, las cuestiones legales para las cuales se requiere respuesta, circunstancias que rodean la petición de evaluación y resumen de la petición.
Introducción
Fuentes de información utilizadas, testigos y métodos de evaluación. Puede incluir una descripción de la manera en la que el acusado respondió a la evaluación.
Información contextual
Información relevante relacionada con el contexto familiar, aprendizaje escolar, historia ocupacional, historia económica, historia sexual, historia psiquiátrica.
Historia del delito
Recoge la evolución del comportamiento ofensivo a lo largo del tiempo, refiriéndose a hechos y no a explicaciones.
Evaluación del funcionamiento actual
El comportamiento, afectos, funcionamiento intelectual y las aptitudes sociales actualmente presentes en el repertorio del sujeto ofensor.
Formulación
Esta sección debe describir cuales son los problemas que el transgresor experimenta, así como los recursos que posee. Se debe diferencias problemas psiquiátricos, psicológicos y sociales.
Recomendaciones
Las recomendaciones deben ser explícitas y estar lógicamente relacionadas con los conceptos explicativos y conclusiones afirmadas en el informe.
Resumen y/o conclusión
Debe recoger el objetivo del informe, los métodos de evaluación, los resultados, la formulación y las recomendaciones. También puede incluir una o varias opiniones específicas del perito en respuesta a preguntas hipotéticas formuladas por el juez o abogados.
Nota: (Simões, 2011)


El modelo que propone Graña (1997 citado por Sicard, 2011), profesor titular de la Universidad Complutense de Madrid, en el área de Psicopatología, propone  que para el desarrollo del informe psicológico forense se debe seguir siete directrices:
Tabla 2. Modelo de informe
Identificación
Datos de filiación del perito, datos de filiación del peritado, juzgado de procedencia y número de asunto.
Objetivo del informe pericial

Información de porque se está llevando a cabo el informe.
Metodología
Entrevistas, tipos de entrevistas, lugar y número de horas, pruebas complementarias, observaciones, autoregistros y bibliografía utilizada.
Análisis descriptivo
Análisis de la situación jurídica del procesado, análisis funcional de los problemas psicológicos del peritado redactado de forma descriptiva. Antecedentes, factores de predisposición o vulnerabilidad, autoimagen, apoyo social, situación vital y estilo de vida. Exploración psicopatológica.
Resultados
Impresión diagnostica (DSM IV en los 5 ejes, CIE 10 y justificación de los criterios que cumple)
Discusión forense
Relación entre psicopatología, capacidades cognoscitivas, volitivas y delito
Conclusiones
Conclusiones finales enumeradas.

En Colombia El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLYCF) en su Resolución 430 del 27 de Abril de 2005, adopta el protocolo para la presentación de informes o dictámenes periciales emitidos por los laboratorios forenses estableciendo diferentes elementos que deben contener los dictámenes e informes periciales:
Tabla 3. Protocolo de presentación de informes
PARTES
CONTENIDO
Preámbulo
Datos que identifican la institución
Identificación del laboratorio
Membrete de la organización que emite el dictamen
Identificación del dictamen o informe pericial
Título, ciudad y fecha, número único de identificación (numeración consecutiva)
Identificación de la autoridad destinataria
Nombre del destinatario (mayúscula sostenida y negrilla), cargo, entidad, dirección y nombre de la ciudad.
Identificación y referencias de la solicitud
Identificación de la solicitud, identificación de la autoridad solicitante, número de sumario, nombre de las personas relacionadas en la solicitud, número de radicación y fecha de la recepción de la solicitud, fecha de recepción de la solicitud en el laboratorio y fecha de realización de los análisis.
Contenido del dictamen o del informe pericial
Análisis efectuados
Descripción de los elementos recibidos para estudio
Relación detallada de los elementos o muestras recibidas para los diferentes estudios.
Motivo de la peritación
Transcribir de forma textual y entre comillas el cuestionario o petición de la autoridad solicitante.
Métodos empleados
Métodos que permitieron llegar a los resultados.
Instrumentos empleados
Relación de instrumentos
Hallazgos
Hallazgos obtenidos en el estudio realizado
Interpretación de los resultados
Interpretación técnica o científica del perito de los hallazgos obtenidos.
Conclusiones
Claras, precisas, detalladas y fundamentadas en la interpretación de los hallazgos obtenidos.
Referencias bibliográficas
De usarse bibliografía debe quedar referenciada
Observaciones
Sugerencias o comentarios que considere de interés para la autoridad.
Remanentes, contramuestras y material de apoyo
Registrar si quedan remanentes, contramuestras o material de apoyo.
Certificación de cadena de custodia
Certificar que el elemento analizado estuvo bajo permanente custodia.
Anexos
Nombre y firma del perito
Nota para referencias futuras
Fin del dictamen o del informe pericial

Un aspecto de importancia relevante en el proceso de evaluación psicológica forense, es la  entrevista.  Se entiende  como un proceso de comunicación e interacción entre dos personas o más, donde el objetivo principal es obtener información. En la entrevista forense, la información que se busca obtener es la correspondiente con los hechos relacionados con conductas punibles que se investigan. Es importante aclarar que en el ámbito forense la información obtenida en la entrevista no se establece como verídica; adicional a ello, a no se hace con el fin de ayudar al testigo con un plan terapéutico, sino de evaluar la probabilidad de recabar información que soporte o descarte las hipótesis forenses, o verificar que se trate de un relato real. La entrevista en el ámbito forense debe realizarse en diferentes fases, las cuales deben ser planeadas con antelación. (Espinosa, 2011)
El instrumento vertebrador de todo el proceso de evaluación psicológica forense, es la entrevista psicológica forense, que en algunos casos adopta un formato semiestructurado con un estilo indirecto de recolección de información. Esta orientará al perito sobre qué contenidos deben ser evaluados mediante otros instrumentos. (Muñoz, 2013). Sin duda es el procedimiento más utilizado en psicología forense porque permite obtener datos para el informe psicológico forense y la formulación de hipótesis, así como para la planificación de pruebas posteriores para la verificación o negación de las mismas. (Manzanero, 2009)
Otra de las definiciones en torno a la evaluación psicológica forense, es la acción que el profesional lleva acabo para apreciar a través de los sentidos aspectos relacionados con la disciplina de la psicología, observando de manera cuidadosa el comportamiento actual del sujeto, su lenguaje verbal y no verbal, y procesos superiores a través de un examen del estado mental. Esta se puede llevar a cabo durante el proceso de entrevista semiestructurada, la cual generalmente este proceso se encuentra limitado en cuanto al tiempo y recursos, por lo que el profesional no debe emitir un diagnóstico definitivo. (Espinosa, 2011)
La evaluación psicológica en el ámbito forense representa un campo de especialización que requiere la incorporación de las mejores estrategias evaluativas disponibles, ya que esta juega un papel fundamental en el proceso de la toma de decisiones legales debido a la gran variedad de situaciones a las que se enfrentan a diario en el ámbito de administración de justicia. (Saborío, 2005)
Desde el punto de vista metodológico, la evaluación psicológica forense comparte características comunes a toda evaluación psicológica clínica.  Debe regirse por los mismos principios que cualquier otra actividad científica, es decir, debe ser un proceso estructurado que permita su replicabilidad y de igual manera requiere de formulación y contraste de hipótesis. (Muñoz, 2013).  Debido a las importantes consecuencias derivadas del informe psicológico forense, la actuación profesional del perito debe estar en total consonancia con las exigencias éticas y deontológicas de la Ley 1090 de 2006 para el caso de su actuación profesional en Colombia.
Desde la década de los 80 de forma experimental, el psicólogo entró a formar parte del personal de la Administración de Justicia, desde esa época hasta la actualidad, se ha presentado un incremento exponencial  en la participación de los psicólogos en en los sistemas de justicia. La figura del psicólogo forense está plenamente integrada en la realidad judicial, habiendo adquirido un estatus profesional reconocido por los distintos operadores jurídicos y otros profesionales de las ciencias forenses. (Manzanero y Muñoz, 2011)
De acuerdo con el nuevo Código de Procedimiento Penal (Ley 906 de 2004), pueden ser peritos las personas con un título reconocido en la respectiva ciencia, técnica o arte. Sin embargo, en algunas circunstancias las personas con un entendimiento en la ciencia, técnica o arte, aunque carezca de título. Sin embargo, el número de psicólogos con investigaciones éticas en Colombia, muestran una realidad muy distinta, evidenciándose que la labor pericial requiere de un alto nivel de preparación teórica y metodológica, así como un conocimiento claro de sus deberes y derechos en cuanto a su actuación ética en su desempeño profesional en el ámbito legal.  
El perito psicólogo en el ámbito pericial puede actuar de dos maneras, la primera  como profesional independiente, estableciendo las fechas en las cuales el actor será citado para la evaluación psicológica. Al momento de recibir su designación, debe presentarse en el juzgado correspondiente para aceptar el cargo, establecer las fechas en las cuales realizará la evaluación psicológica,  evaluar sus resultados y dar respuesta a los puntos de pericia solicitados por las partes. (Natenson, 2007).  La segunda forma de actuar es como consultor técnico o perito de una de las partes, acompañando a las entrevistas periciales a la parte que lo designa.

En la actualidad resulta cada vez  más común que los administradores de justicia requieran de expertos en el comportamiento humano, cuando se trata de dar explicaciones frente a una determinada conducta tipificada en los códigos judiciales. La psicología es una disciplina que se encarga del estudio del comportamiento humano en relación con las conductas y sus variaciones. La psicología forense hace referencia a la exploración, evaluación y diagnóstico de las relaciones y pautas de interacción, aspectos de la personalidad, inteligencia, aptitudes y actitudes, de la persona implicada en procesos judiciales.(INMLYCF, 2009).  El peritaje psicológico es un proceso de evaluación psicológica, donde se requieren diferentes técnicas de evaluación, algunas propias de la psicología forense y otras de la psicología clínica (Espinosa, 2011)

Debe ser practicado de manera imparcial, independientemente de la parte a la cual represente o le haya contratado el fin de la actuación pericial es ayudar a establecer una verdad jurídica y hacer justicia. (Oropeza, 2000)
Por lo anterior es de vital importancia que un profesional responsable de un proceso de evaluación psicológica en el campo jurídico, cuente con conocimientos y entrenamiento especializado para su actuación profesional. El Código Penal Colombiano establece que cualquier persona que se encuentre dentro de sus facultades y cuente con los conocimientos técnicos que se requieran pueden ser peritos sin embargo, dada las implicaciones de éste tipo de procedimientos, no sólo en el contexto jurídico, penal o civil, sino también en la esfera personal del evaluado, el cual puede generar afectaciones de tipo permanente, se debe tener especial cuidado en el manejo de este tipo de herramientas y no puede ser realizado por cualquier profesional del psicología, el simple título de pregrado en psicología no lo acredita para realizar éste tipo de intervenciones que requiere un alto y especifico nivel de entrenamiento Por ello, debe realizarse por una persona que cuente con el conocimiento, la experiencia, la experticia y sobre todo realizarlo de manera imparcial y sin emitir juicios de valor.


Para citar este escrito según normas APA:

AL. Rodríguez-Padilla y E
C. Delgado-González. (12 de junio de 2014).  Partes del informe psicológico forense en los contextos legales.  [Mensaje en un blog].  Recuperado de http://psicojuridicaforense.blogspot.com/.

REFERENCIAS
Aguilera, G. (2004). Opinión de los jueces (derecho penal y de familia) sobre el informe psicológico forense. doi: 10058462

Bembibre, J. e Higueras, L. (2006). Informes psicológicos: el sujeto doble de la psicología y el derecho. International Journal of Clinical and HealthPsychology 6 (2), 469-480.

Celedon, J y Brunal, B. (2012) El psicólogo como auxiliar de justicia, una mirada desde la pericia psicológica. Revista de la facultad de Psicología Universidad Cooperativa de Colombia 8 (14), 153-167. Recuperado de http://wb.ucc.edu.co/pensandopsicologia/files/2013/06/art013-vol8-n14.pdf

Echeburúa, E. y De Corral, P. (2005). ¿Cómo evaluar las lesiones psíquicas y las secuelas emocionales en las víctimas de delitos violentos?.Psicopatologia clínica, legal y forense, 5 (1), 57-73.

Espinosa, A. (2011). La psicología del testimonio. Hernández, G. Psicología jurídica iberoamericana. (197 – 230). Bogotá: Manual moderno.

Finol, M. (2006). Intervención del psicólogo forense en la administración de justicia. Capitulo Criminológico, 34 (1), 99-131.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLYCF). (2005)

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLYCF). (2009). Protocolo: Evaluación básica en psiquiatría en psicología forense. 

Manzanero, A. (2009). Teoría y práctica de la investigación criminal. Recuperado de http://eprints.ucm.es/11021/1/psicologia_forense.pdf

Manzanero, A. y Muñoz, J. (2011). La prueba pericial psicológica sobre la credibilidad del testimonio: Reflexiones psico-legales. Recuperado de http://eprints.ucm.es/12544/1/CREDIBILIDAD_DEL_TESTIMONIO.pdf

Muñoz, J. (2013). La evaluación psicológica forense del daño psíquico: propuesta de un protocolo de actuación pericial. Anuario de Psicología Jurídica 23, (61 – 69).

Natenson, S. (2007). Rol del perito psicólogo en el ámbito judicial. Recuperado de http://dspace.palermo.edu/dspace/bitstream/10226/439/1/8Psico%2006.pdf

Nuevo código penal y de procedimiento penal. (2013).

Olmedo, E. y Dorta, R. (2003). El informe psicológico en el marco forense. Anales de la facultad de derecho, 20 (1), 139-160.

Oropeza, J. (2000). El peritaje en psicología forense. Revista internacional de Psicología 1 (1), 1- 6.

Saborío, C. (2005). Estrategias de evaluación psicológica en el ámbito forense. Medicina legal de costa rica 22 (1),

Sicard, R. (2011). El perito psicólogo y la prueba pericial psicológica: fundamento de la eficiencia judicial en Colombia. Hernández, G, Psicologia jurídica Iberoamericana. (231-260). Colombia: Manual Moderno.

Sierra, J.(2006). Psicología forense: Manual de técnicas y aplicaciones. Rogar, S.A: Madrid.

Simões, M. (2001). Informes psicológicos en contextos forenses. Jiménez, F, Evaluación Psicológica forense. (157-183). España: Amarú Ediciones.

Urrea, A., Estrada, L. y Lopera, J. (2012). Los dictámenes periciales en el código de infancia y adolescencia. Estudios de Derecho 69 (154), 1 – 20.


3 comentarios

William Tarifa 13 de febrero de 2017, 22:00

Para el informe es necesario incluir la pregunta pericial?
Como debe redactarse el diagnostico
En caso de no describir ni realizar la pregunta pericial solicitada el informe es valido?
Se pueden incluir antecedentes familiares del sujeto evaluado sin haberse preguntado por los mismos o los test pueden dar resultados de antecedentes o historia familiar del evaluado.
eL PERITO PSICOLOGO DEBE TENER TITULO DE PERITO O PUEDE HACERLO UN PSICOLOGO SIN ES formacion avalada por un titulo en procesos judiciales.
Gracias

Martha Stella Ospino Rodríguez 14 de febrero de 2017, 13:56

Buenas tardes William. No es necesario incluír la pregunta pericial. El diagnóstico se redacta de acuerdo con los hallazgos en todo el proceso de evaluación. Cuando los operadores de justicia hacen la solicitud de la pericia, por lo general no solicitan responder una pregunta, ellos piden a través de un motivo u objetivo lo que quieren se de claridad. Lo que se tiene que incluír en el informe es el objetivo que se busca a través del trabajo pericial, pero en forma de pregunta.
Y en relacióncon anteceentes familiares, escolares, sociales, sexuales, de salud, etc, es necesario en la entrevista que se haga al evaluado y a los colaterales indagar las diferentes áreas de vida del sujeto para colocar en el informe el análisis descriptivo por áreas.
Los test no nos dan cuenta de la historia de los antecedentes o la historia del evaluado.

Martha Stella Ospino Rodríguez 14 de febrero de 2017, 14:07

Ahora, en relación con tu pregunta de si es necesario tener título de perito o si lo puede ser un psicólogo con título de esta profesión, la respuesta la da el código de procedimiento penal de Colombia, en el Art. 408 habla de quiénes pueden ser peritos y en el art. 413 se refiere a la idoneidad de los peritos, la cual debe ser certificada. El haber estudiando Psicología no le da la idoneidad profesional necesaria para ser perito, según pienso y hemos acordado un grupo de académicos. Es necesario contar con experiencia laboral y formación profesional específica.

Publicar un comentario